Tecnología en la odontología

La historia nos demuestra que no siempre es fácil trabajar con las herramientas disponibles. Hasta bien entrado el siglo XVIII los problemas dentales eran resueltos por los barberos, y la extracción y las sangrías eran los únicos tratamientos efectivos.

Los tratamientos en la antigüedad se centraban más bien en el alivio de dolores o en la sujeción de piezas sueltas. Y sobra decir que solo estaban al alcance de unos pocos privilegiados.

Tratamientos más rápidos y baratos

Desde su nacimiento, la odontología ha sido cara.

La formación, los materiales y el conocimiento se han concentrado en unos pocos centros, escuelas y laboratorios, y su desarrollo ha sido mayor en unos lugares que en otros, tendencia que apenas empieza a cambiar.

En consecuencia, la odontología y la salud bucodental han quedado relegadas a un segundo plano. La gente no va al dentista porque es costoso y los tratamientos son lentos y, en algunos casos, dolorosos.

La digitalización del mundo ha simplificado muchos procesos, ha reducido el tiempo de muchos tratamientos, y ofrece materiales de mayor calidad y seguridad. Más duraderos y más adaptados a cada paciente.

Los últimos avances

ADN

Los últimos avances de la genética han permitido ver la influencia de los cambios en la alimentación en la evolución de la microbiota, el desgaste y los problemas dentales que aparecen en distintos momentos históricos. No te pierdas nuestro artículo sobre los dientes en la historia.

Con estos descubrimientos se puede establecer una relación más clara entre la aparición de enfermedades no dentales contraídas por causas dentales.

Esto supone un gran adelanto a la hora de observar, analizar y hacer un diagnóstico certero.

Digitalización

La tecnología en la odontología

Si los rayos X cambiaron el conocimiento del cuerpo humano, la era digital lo ha hecho más sencillo y menos costoso. El mundo de la imagen ha avanzado tanto que todos llevamos una cámara en el bolsillo. Y ese desarrollo también ha llegado a las IOC (Cámaras intraorales).

Las imágenes digitalizadas de las IOC permiten elaborar un mapa dental en 3D compuesto por 3000 imágenes por segundo. Un mapa que contempla todas las curvaturas, surcos, espacios y cavidades de la boca, y que permite sugerir tratamientos más completos.

  • Ofrecen más información en menos tiempo.
  • Facilitan una mayor precisión en los tratamientos.
  • Dan un visión global y panorámica de la boca para identificar todas las relaciones entre la posición de los dientes, y su función adecuada y estética.
  • Hacen un historial dental más completo.
  • Permiten dar explicaciones claras y detalladas al paciente, tanto en el diagnóstico como en la reeducación.

Impresión en 3D

La impresión 3D ha revolucionado todos los sectores, y todavía tenemos mucho por ver.

Como toda nueva tecnología, es tan útil como costosa. Su accesibilidad es cuestión de tiempo. Y cuando eso suceda se hará más frecuente la fabricación a medida y al instante.

La penetración de la tecnología en la odontología es un proceso lento y costoso, y pocas clínicas pueden hacer una apuesta decisiva. Sin embargo, es cuestión de tiempo que su uso se extienda en las consultas odontológicas.

¿Y qué podemos esperar del futuro?

Automatización de diagnósticos

La informática y la imagen se unen para analizar la boca en su conjunto. Así se puede detectar cualquier anomalía funcional para anticiparse a cualquier eventualidad.

Además, permite diseñar tratamientos personalizados para resolver los problemas pensando a largo plazo.

Células madre

Si la impresión en 3D de implantes y coronas ya permite corregir, reparar y solucionar problemas rápidamente, la confección de piezas con células madre hará que sean reconocidas por el propio cuerpo. Así se reduce la posibilidad de rechazo, se favorece la regeneración de tejidos y se facilita su soldadura.

En resumen

La tecnología en la odontología está ayudando a ofrecer tratamientos más sencillos y menos invasivos. También permite ofrecer una atención más cercana y personal y poner al paciente en el centro, para ofrecerle una dedicación absoluta con el único objetivo de que tenga una experiencia positiva y unos resultados efectivos y duraderos.

En este vídeo puedes ver cómo, dentro de poco, una corona dental será un mero trámite.

La tecnología en la odontología ha abierto el camino para revertir la relación negativa que las personas tienen con ir al dentista. Mejora notablemente su experiencia en consulta, reduciendo el tiempo, el trauma y la intranquilidad. Y al mismo tiempo permite que los tratamientos sean más rápidos y precisos, y que los odontólogos puedan dar toda la información que el paciente necesita. El mundo se mueve rápido y es importante mantenerse al día.

En Clínica Arte Sano ponemos tradición y modernidad al servicio de tu salud bucodental.

Deja un comentatio