¿Por qué se manchan los dientes?

En realidad, los dientes no se manchan. Los teñimos, cada uno a su ritmo y según sus hábitos de higiene y consumo. Pero es que algunos de los alimentos que consumimos con más frecuencia son, directamente, los que manchan los dientes o hacen que pierdan su color natural.
Aunque no se puede evitar, sí se puede ralentizar ese proceso.

El color de los dientes lo da la dentina, que es la capa que está bajo el esmalte dental. El esmalte es traslúcido, poroso y no se regenera. Sufre un desgaste natural con con el habla, la masticación, la saliva y los pequeños golpes que sufre. Es el material más duro del cuerpo humano, y sobre él ocurren muchos procesos químicos a lo largo de la vida. Procesos químicos que provocan las manchas en los dientes, la proliferación de bacterias y la aparición de algunas enfermedades como la caries o las enfermedades periodontales.

 

Café

El café es ácido y negro, por lo que permea el esmalte dental y oscurece los dientes. Mucha gente, además, no se conforma con uno solo, especialmente en los tiempos que corren.
Hay estudios que sugieren que no penetra el esmalte, aunque es una afirmación relativa, ya que la calidad del esmalte viene definida genéticamente, y los hábitos de consumo pueden debilitarlo progresivamente. Lo más sensato para reducir su tinción es tomar agua al acabarlo.

 

 

7gwen-king-m3th3rIQ9-w-unsplash.jpg

Vino tinto

De la misma manera en que el vino deja rastro en la boca y la comisura de los labios, o mancha irremediablemente prendas, el vino tiene una acidez suficiente como para que sus taninos manchen los dientes. Intercalar un vaso de agua entre copa y copa ayudará a reducir esa tinción y, de paso, suavizará sus efectos 😉

 

 

Zumo de naranja

Consumir vitamina C por las mañanas tiene un efecto muy positivo en la energía y en el sistema inmunitario. Pero un zumo de naranja natural es tan ácido como dulce, y su sabor no reduce sus efectos en el esmalte dental. El zumo de naranja no mancha los dientes por si solo, pero su acidez hace más fácil que otros alimentos sí lo hagan.
Tal vez el mejor consejo que te podemos dar es que lo tomes con una cañita para que su acidez no llegue a todos los rincones de tu boca.

 

 

Vinagre

Los aderezos de ensalada, el ketchup, y muchas otras salsas son ricas en vinagre, y tienen un efecto silencioso en el esmalte dental.
No porque lo dañen directamente, sino porque lo debilitan, reduciendo su capa de protección natural (que hemos llamado anteriormente biofilm), y dejan el diente más expuesto a los pigmentos de otros alimentos.
Esto incluye la mostaza, la salsa barbacoa, y la salsa de soja

 

 

 

Coca-Cola y otras bebidas carbonatadas

No queremos hacer publicidad gratuita, pero hay que ser muy claros.
Como ocurre con el zumo de naranja, los refrescos y las bebidas carbonatadas tiienen ácido asórbico y son muy ácidas y agresivas. Sin embargo, las grandes cantidades de azúcar que contienen lo disimulan, creando un doble problema: debilitan el esmalte a la vez que dejan que el azúcar invada la boca.
Así, aceleran el desgaste de los dientes y allanan el camino a la caries. La cafeína, además, favorece el bruxismo, un problema silencioso pero no falto de riesgos.
El abuso de estas bebidas es la causa de graves problemas bucodentales. Su consumo se debería limitar a ocasiones especiales, especialmente en niños.

 

 

Limón

La acidez del limón es característica y muy conocida por todo el mundo. Utilizado en bebidas y comidas, el limón es, probablemente, lo más agresivo que le puedes dar a tu esmalte dental. A corto plazo, puedes esperar manchas en los dientes; su acidez es tal que cualquier pigmento se adherirá a tus dientes. Pero a largo plazo, los efectos de un esmalte debilitado pueden derivar en fracturas, caries, o un desgaste mayor, como explicaremos más abajo.

 

 

Otros productos que manchan tus dientes

Tabaco

Nada que no sepas. El humo del tabaco entra en la boca a temperaturas muy altas. Además, contiene innumerables compuestos químicos que, en combustión, tienen un efecto muy nocivo para los dientes. Si necesitas más argumentos, no te pierdas nuestro artículo sobre los efectos del tabaco en la salud dental.

 

4gwen-king-m3th3rIQ9-w-unsplash.jpg

Colutorios y enjuagues bucales

Pese a ser un producto útil y necesario, la higiene bucodental no depende de utilizar enjuagues bucales a diario si no es por indicación de tu dentista. Es más, un irrigador bucal o el uso de hilo dental tiene efectos mucho más beneficiosos y mucho menos agresivos para tu esmalte dental y tus encías.

 

 

La clave está en la acidez

Un PH bajo ( como el de los alimentos y bebidas ácidas) debilita el esmalte y ensancha sus poros. Eso facilita que los pigmentos de otros alimentos lo penetren, y también lo hace más frágil con el paso del tiempo. Muchos problemas dentales están relacionados con un desgaste del esmalte más rápido del normal, y de ahí que la alimentación sea clave en el mantenimiento de una buena dentadura.


Combinación de problemas

Bien: la acidez debilita el esmalte y hace que los dientes se manchen y desgasten más rápido de lo que lo harían naturalmente. Pero si además se suman factores como el bruxismo (apretar los dientes de forma inconsciente), una mala higiene dental, o ambas, la probabilidad de desarrollar problemas más graves es mucho más alta.



Consejos para prevenir las manchas en los dientes


  • Cuando tomes café, té, vino, o cualquier alimento ácido como los de esta lista, toma agua. Estarás enjuagando tu boca y reducirás la velocidad a la que se manchan los dientes.


  • Si has consumido limón o algún producto muy ácido, puedes contrarrestarlo con un enjuague de agua con bicarbonato de sodio.


  • Consume más productos alcalinos, para mantener el ambiente idóneo en tu boca y tus dientes protegidos. Prueba con frutas como la manzana, o verduras como el pimiento o el apio.


  • La recuperación del esmalte (el cierre de los poros) puede tardar hasta media hora, después de consumir alimentos ácidos. Por eso es importante no cepillarse los dientes inmediatamente, sino esperar media hora. Lo peor que puedes hacer con un esmalte debilitado es cepillarlo.



Nunca te vayas a dormir sin cepillarte los dientes. Recuerda que la combinación de factores puede multiplicar la probabilidad de desarrollar problemas más graves.


Resumiendo

Las manchas en los dientes tienen una solución como el blanqueamiento dental, que se hace con una solución de peróxido de hidrógeno. Es una solución de estética dental muy utilizada y totalmente segura, aunque no revierte los problemas existentes causados por el desgaste del esmalte dental.

La decisión de abandonar hábitos de consumo depende de cada persona y de cómo evalúe los costes y beneficios de hacerlo. No se trata de prohibirse alimentos, sino de tener la información necesaria para consumirlos responsablemente y minimizar sus efectos negativos.

En la Clínica Arte Sano creemos que el conocimiento es poder, y todos nuestros tratamientos dentales parten de esa premisa.

Add Your Comment