Odontología hecha a medida

La maximización de beneficios por parte de muchas clínicas dentales ha reducido la confianza en ellas y ha extendido la costumbre de ir al dentista solamente cuando algo duele.
En este contexto, la odontología hecha a medida aparece como una alternativa a la que cada vez más clínicas se quieren sumar. Además del estrés habitual de muchos profesionales, el cambio en las prácticas se ha vuelto una prioridad. Especialmente en la odontología.
La odontología hecha a medida supone un cambio en el funcionamiento del sector, ya que cambia el centro de atención de las clínicas y los profesionales. Pone a la persona por encima del paciente. Pone los tratamientos por encima de las horas o las sesiones para realizarlos. Y, sobre todo, pone la efectividad por encima del dinero.

Las dificultades actuales de la odontología.

Ritmo acelerado.

El equilibrio entre la rentabilidad y la eficiencia no es fácil.
Una clínica dental es un centro médico y, como tal, tiene altos costos de mantenimiento: un local, los profesionales, y el equipamiento necesario para cada tratamiento. Pero tiene muchos otros que a menudo pasan desapercibidos a ojos del paciente: insumos como la anestesia, resinas, biomateriales y adhesivos.

Eso, y tiempo. Mucho tiempo. Tiempo para garantizar la esterilización del material, para que la anestesia haga efecto o para explicar el diagnóstico y la intervención. Tiempo que el paciente necesita para prepararse y asimilar las indicaciones que siguen a cada tratamiento.

En este contexto, muchas clínicas dentales buscan maximizar el número de citas para asegurar su sostenibilidad. Citas que a menudo no superan la media hora.

Ese aumento de citas también aumenta los costes para realizarlas: más sillas, más material y más insumos. Y eso obliga a tomar aún más citas, a contratar más profesionales y a reducir la dedicación a cada paciente, convirtiendo el crecimiento en un cúmulo de riesgos.

  • La higiene. Una norma básica es la de utilizar material esterilizado en cada paciente. Un horario apretado reduce el tiempo de preparación de cada cita y aumenta la posibilidad de que se produzca algún error en los procedimientos de preparación y limpieza.
  • La presión del tiempo. Cuando el tiempo es limitado no se puede dar la atención necesaria a los pacientes. Esto tiene dos efectos muy perjudiciales: la prisa y el estrés. La comodidad de los médicos jamás debería estar sujeta al ahorro o al lucro si se quiere garantizar un tratamiento exitoso y de calidad.
  • Miedo y estrés. Al mismo tiempo, los pacientes perciben la prisa y el estrés de los profesionales, a menudo antes de sentarse en consulta. Y eso empeora su experiencia. La tensión en los pacientes parece invisible, pero afectan a su tranquilidad y la confianza en el profesional, e impiden que el cuerpo esté relajado.
  • Anestesia. Los dientes son delicados y algunos procedimientos requieren anestesia. Y más importantes aún son la precisión y el tiempo que tarda en hacer el efecto necesario. Una agenda apretada puede poner     algo tan delicado como el dolor en juego, y nadie quiere repetir una experiencia dolorosa.  

Todos estos factores afectan a la experiencia del paciente, que acaba por desarrollar miedo al dentista y el rechazo a acudir a la consulta.

Sobre el miedo al dentista

El miedo al dentista aleja a las personas de la consulta hasta que aparece una urgencia. Urgencia que requiere una intervención invasiva, experiencia negativa que cierra círculo con un único perjudicado: el paciente. Si quieres saber más sobre el miedo al dentista y cómo evitarlo, échale un ojo a este artículo.

En la Clínica Arte Sano queremos ver bocas sanas. Y si algo nos ha enseñado la experiencia es que el bienestar del paciente en la consulta es el único medio para lograrlo.

Por eso nos apoyamos la odontología hecha a medida: la odontología que busca el bienestar del paciente y la efectividad a largo plazo de cualquier tratamiento.

La odontología hecha a medida

Hemos visto que la industrialización de los servicios odontológicos afecta a su calidad, y sobre todo, afecta a la salud de las personas. La dedicación total al paciente es uno de los pilares de la Clínica Arte Sano. Solo tomándonos el tiempo que necesita cada tratamiento podemos garantizar su éxito y tu satisfacción total.

El objetivo se ha puesto en adaptar la odontología para que los pacientes estén el centro. Es odontología centrada en el usuario.

Comodidad y tranquilidad

El confort y la comodidad son fundamentales para que el paciente se sienta tranquilo y tenga una experiencia positiva de algo tan importante como es la salud bucodental.
Antes de cada procedimiento realizamos una entrevista para conocer a la persona detrás del paciente. Su historia, su historial dental, sus hábitos y su estado general de salud.

La tranquilidad del paciente es fundamental para no obviar ningún detalle que pueda afectar al tratamiento, y para ofrecer las opciones más convenientes. No las más rentables.

Confianza

Una tensión añadida a las visitas al dentista es la del coste de los tratamientos. Evitarla es sencillo: ética y honestidad.

Nuestras citas tienen una duración de entre 1 hora y 1 hora y media. Es el tiempo necesario para asegurar la absoluta dedicación a cada paciente y a cada persona. 
La transparencia es clave para que el paciente se sienta relajado y en confianza antes de sentarse en la consulta sin miedo a gastos imprevistos. Creemos en las relaciones a largo plazo, y eso es lo que pretende la odontología hecha a medida.

Atención y materiales de calidad.

Desde la atención personalizada y la reeducación hasta los materiales de última tecnología. En Arte Sano queremos que los pacientes sepan lo que pasa, la causa y las implicaciones que tiene en el cuidado de su salud bucodental.

Pero para que tengan confianza en la solución que proponemos, debemos ofrecer materiales de la más alta calidad. Los mejores materiales son los que más duran.

Comunicación y reeducación

Toda persona tiene una historia, y escuchando su relato se descubre información. A veces, detalles importantes para la personalización de los tratamientos.
Pero además, muchos de los problemas dentales que atendemos tienen su causa en un cuidado incorrecto o insuficiente sostenido en el tiempo.
Y evitarlos pasa por una buena comunicación, especialmente en torno a las condiciones de la zona afectada y a los hábitos de los pacientes. El primer paso para prevenir es comprender.

Tendrás toda la información que necesitas acerca de los procedimientos y sus costes por adelantado. Y además, te daremos las pautas para adaptar la higiene y el mantenimiento de tu salud bucodental a tus necesidades.

Cada paciente es único

No decimos que la persona es lo primero por quedar bien. Detrás de cada persona hay una historia con información valiosa que se debe conocer para adecuar el tratamiento a sus necesidades e inquietudes. De la comodidad y la tranquilidad del paciente depende conocer a la persona.

Ofrecemos un servicio cercano y personalizado con el bienestar del paciente como primera prioridad. Nuestra clínica es un entorno moderno, sofisticado y diseñado para la calma. Y si eso no es suficiente, creamos el ambiente ideal para transformar tu experiencia y tu relación con el dentista.

En la Clínica Arte Sano creemos en la odontología hecha a medida, y la pandemia nos lo ha confirmado: no podemos vivir tan rápido. La prisa trae los errores.

Una odontología ética, empática y transparente beneficia tanto al médico como al paciente. Y en términos prácticos, supone un ahorro a medio y a largo plazo, intervenciones más cortas y menos invasivas.

Sonríe de alivio. Te esperamos.

Deja un comentatio