¿Sabes qué es un dique de goma?

Es posible que nunca hayas oído hablar de un dique de goma. Y, sin embargo, si has acudido al dentista por una caries o una infección, puede que lo hayan usado contigo sin que lo sepas.

En la boca humana hay entre 500 y 1.000 tipos diferentes de bacterias. Todas naturalmente presentes, y con funciones muy específicas que van desde la hidratación a las primeras etapas de la digestión o al control de otros organismos externos.

Esto no suele ser un problema. Sin embargo, en algunos tratamientos dentales, el interior del diente puede quedar expuesto al entorno bucal, y esas bacterias pueden entrar donde no deberían. Para prevenir que eso suceda, se usa un dique de goma.

Algunos dentistas afirman que su uso generalizado, arbitrario y sin restricciones es abusivo para el paciente y el dentista. Su explicación es que hay alternativas cómodas e igualmente eficaces: la succión de alta velocidad, dispositivos de retracción personalizados, los rollos de algodón desechables, las compresas de gasa y las pantallas de garganta, etc.
Lo cierto es que estas alternativas pueden ser suficientes para algunos tratamientos, pero nunca para aquellos que requieren intervenir dentro del diente. En ellos, un dique de goma maximiza la probabilidad de éxito.

¿Qué es un dique de goma?

Un dique de goma (también llamado “dique dental”) es una fina lámina cuadrada de látex o de nitrilo, utilizada para aislar la zona que se va a tratar del resto de la boca y los labios. Esto se consigue gracias a unos orificios que rodean el cuello del diente en 360 grados, y que se ancla con una abrazadera dental.

Se necesita un marco metálico o de plástico para estirarlo y asegurarse de que está fijo antes de pasar la seda dental para ajustarlo en su posición. Su colocación es totalmente indolora.

Su diseño data en 1864, por Sanford Christie Barnum, en Estados Unidos, y desde entonces su uso extendió a nivel mundial. Hoy, la mayoría de los diques dentales son de látex, pero también los hay de otros materiales, como el nitrilo, que se usa para los pacientes alérgicos al látex.

¿Para qué se utiliza?

Los diques de goma se utilizan para una gran variedad de procedimientos dentales, como tratamientos de conductos, de coronas y puentes, carillas dentales, o simples empastes para arreglar dientes afectados por la caries.

El principal objetivo de usar un dique de goma es crear una zona seca y libre de bacterias, saliva y sangre. Porque la entrada de sangre o saliva puede comprometerlo o incluso provocar otras consecuencias a largo plazo.

No olvidemos que bacterias como la Porphyromonas gingivalis, responsable de las enfermedades periodontales, también está asociada con enfermedades no dentales como el Alzheimer, la diabetes, o el cáncer de hígado.

El dique de goma protege la apertura de la garganta y los tejidos blandos de la boca, y actúa como una barrera protectora que evita que los materiales o instrumentos dentales, especialmente los más pequeños, sean tragados o respirados accidentalmente.

 En España, el uso del diques de goma es obligatorio cuando se practica endodoncias, ya que es crucial que la zona esté estéril y seca. Esto ayuda a garantizar el mejor tratamiento posible. Sin un dique de goma, las bacterias pueden entrar en los conductos radiculares (los que se encuentran dentro de las raíces), y hacer que el diente afectado no sane correctamente o se vuelva a infectar.

¿Cuáles son las ventajas de usar un dique de goma?

  • Impide que las bacterias de la saliva salpiquen el diente. Esto es muy importante para el éxito de las endodoncias, ya que las bacterias de la saliva pueden contaminar los conductos radiculares, y comprometer el éxito de la endodoncia.
  • Mantiene la zona de tratamiento limpia y seca. En los tratamientos dentales que requieren adhesivos o cementos, el diente debe estar totalmente seco. De lo contrario, la resina no se adherirá.
  • Evita que el paciente inhale o ingiera instrumentos, materiales, irrigadores endodónticos u otras soluciones. Algunos de ellos podrían dañar los tejidos blandos de la boca y ser perjudiciales si se ingieren.
  • Mejora la visibilidad de la zona del tratamiento.

¿Y los inconvenientes?

  • Puede requiere un tiempo adicional para su colocación. Y aunque la práctica hace al maestro, el tiempo siempre dependerá de la posición y el estado del diente afectado.
  • A algunos pacientes les resulta invasiva y claustrofóbica, ya que bloquea las vías respiratorias orales. Es muy importante que el paciente pueda respirar cómodamente por la nariz, ya que así mantendrá la calma durante la intervención.
  • Es por este motivo que muchas personas tienen miedo de los diques de goma: les preocupa no poder respirar y/o tragar (aunque, normalmente, hay mucho espacio alrededor de los lados, por lo que sí que se puede respirar por la boca).

En resumen

Aunque hay consenso en que el dique de goma tiene muchas ventajas, no todas las clínicas lo como procedimiento estándar de aislamiento.

En la Clínica Arte Sano los usamos como parte de todos los tratamientos que lo requieran, porque es la única manera de garantizar su éxito, ya sea en tratamientos que requieren perforar y limpiar conductos radiculares, o para asegurar una buena adhesión de los materiales en tratamientos de estética dental.

Pero, además, creemos que la comunicación y la transparencia son las claves de la confianza y la tranquilidad que queremos transmitir. Una comunicación pobre entre doctor y paciente aumenta la ansiedad del paciente y la sensación de vulnerabilidad, reforzando así el miedo al dentista.

Sonríe, estás en buenas manos.