Carillas hechas a medida

Elegir las carillas dentales ideales no siempre es fácil. La gente duda entre su precio, su resistencia, su coloración y su durabilidad. Lo cierto es que no hay unas carillas mejores que otras, sino unas más adecuadas que otras para cada tipo de persona. Y por eso queremos hablar de las carillas dentales hechas a medida.

Las carillas dentales son una solución sencilla para problemas habituales como decoloraciones o pequeñas fracturas. Son resistentes y cumplen una función práctica y estética. Además, tienen un precio económico y el procedimiento para colocarlas es poco invasivo.

¿Qué tener en cuenta para elegir carillas dentales?

La boca tiene muchas funciones que a menudo pasan desapercibidas. Hay movimientos específicos para hablar, morder, masticar, y hasta para respirar. Todos ellos ejercen una presión específica distribuida en distintos puntos de la boca y provocan una erosión microscópica de los dientes.

No hay dos personas iguales, y no hay dos dientes iguales.

Materiales

Hay diferentes materiales para confeccionar carillas dentales, y el rango de precios depende del elegido. El objetivo de las carillas dentales es alcanzar el equilibrio entre la estética y la función del diente afectado. El diseño no sirve de nada si no tiene una función detrás.

Carillas de composite

Las carillas de composite son las más frecuentes para la cobertura de pequeñas fracturas debido a la dureza y resistencia de la resina. Existen diferentes tonos para adaptarse a la coloración de la dentadura de cada persona. Son una opción muy útil para resolver problemas estéticos, aunque son también una solución temporal.

Las carillas de composite ofrecen una dureza y una resistencia ideales para personas que tienen mucha actividad física. Su porosidad hace recomendable sustituirlas cada 5 años, ya que se oscurecen a un ritmo lento, imperceptible en el día a día. Especialmente con productos como el café, el tabaco o el alcohol. Y aunque conserven su función ( sea morder o simplemente cubrir un espacio), la coloración de la pieza dental acaba delatándolas.

Los hábitos de consumo y la higiene son la clave de su mantenimiento y durabilidad.

Carillas de porcelana

Aunque tienen una dureza menor que las carillas de composite, las carillas de porcelana tienen una vida mucho más larga que llega hasta los 20 años. Y eso hace que tengan un precio más alto.

Su colocación, sin embargo, es algo más compleja, ya que pueden requerir un tallado mínimo para garantizar el encaje y una correcta sujeción. Normalmente, entre 2 y 3 sesiones.

Probablemente has escuchado hablar de las carillas Lumineers. Famosas por su finura y sus excelentes resultados estéticos, son recomendadas para personas que tienen una actividad física moderada pero que necesitan una solución estética duradera. Y lo son. Pero las Lumineers son carillas prefabricadas, y su uso puede no contemplar cuestiones que son únicas en cada persona.

Mucho se habla de la fragilidad de las carillas de porcelana, aunque los materiales más modernos han conseguido superar ese problema. Las carillas dentales hechas a medida de la Clínica Arte Sano son confeccionadas en feldespato disilicato de litio, última tecnología en material dental.

Carillas prefabricadas: ¡cuidado!

Por su precio y por la rapidez del procedimiento, hay una preferencia por las carillas prefabricadas. En general, consisten en una pieza producida en serie para ser acabada en la consulta.

Los riesgos que implica elegir carillas dentales por su costo son comparables al de buscar una solución temporal y no resolver un problema de raíz.

¿Qué riesgos?

La razón: no consideran factores subjetivos, únicos en cada persona. El tamaño de la boca, la disposición de los dientes, los movimientos faciales y la erosión.

      • La sonrisa. Mucha gente sonríe con la boca cerrada, precisamente para ocultar imperfecciones en su dentadura.
      • La gestualidad facial. La genética y la psicología crean una gestualidad única en cada persona, y los movimientos faciales acaban moldeando la boca para hablar, morder, masticar o respirar.
      • La curvatura de los dientes.
      • La apertura del arco mandibular.

Ignorar estos factores puede tener complicaciones a corto plazo, y no solo debidas al desprendimiento de la carilla. Las carillas dentales cubren un diente pero no todo lo que hace. Resolver un problema estético no siempre resuelve el funcional.

La presión al morder o al masticar, un movimiento en falso o un pequeño golpe pueden requerir una nueva intervención. Y en muchos casos, sin derecho a reclamar.

¿Por qué preferir las carillas hechas a medida?

Las carillas dentales hechas a medida son fabricadas directamente sobre el diente después de hacer un diseño digitalizado de la boca. Un diseño que estudia la sonrisa, la mordida, la respiración y la pronunciación del paciente al hablar. Solo así se puede confeccionar una pieza acorde a sus características físicas y a la función que tiene.

De esta manera consiguen adherirse mejor en la superficie dental y encajar a la perfección en el espacio que deben rellenar. Y las ventajas son muchas.

      • Mayor adherencia
      • Un aspecto más natural
      • Más resistencia y menor erosión
      • Duran mucho más.

Arte Sano. Piezas únicas.

Arte Sano no utiliza carillas prefabricadas o estandarizadas. Al contrario, todas, sean de composite o de porcelana, son diseñadas en nuestro laboratorio. Son carillas dentales hechas a medida de cada persona.

Para diseñarlas hacemos una evaluación total para comprender cada boca en el contexto de la persona.

En la Clínica Arte Sano queremos que tu primera consulta sea tu última urgencia. Y la única manera de conseguirlo es ofrecerte un tratamiento personalizado y totalmente adaptado a tus características, hábitos y necesidades. Elegir composite o porcelana para tus carillas dentales no es solo cuestión de presupuesto. También es seguridad, confianza y calidad de vida.

¿Tienes alguna pregunta?
¡Reserva tu cita ahora mismo!

Deja un comentatio