Alineadores invisibles: mitos y verdades

Los alineadores invisibles son una opción muy atractiva, aunque no siempre son los más recomendables. Hay distintos tipos de ortodoncia y el más conveniente para cada persona depende de factores como el estilo de vida, los hábitos o el grado de exposición social.
Por eso, antes de decidirte por alineadores invisibles, deberías hacerte la siguiente pregunta:

¿Tendrás dificultades para mantener los alineadores puestos el tiempo necesario?

La ortodoncia es un tratamiento con grandes resultados a largo plazo, y tiene una duración de entre uno y dos años. Tres en los casos más serios. Se habla mucho de la efectividad de estos alineadores de quita y pon. Y en este artículo queremos aclarar los mitos y las verdades, para que tengas toda la información necesaria antes de decidirte.

¿Qué son los alineadores invisibles?

La ortodoncia invisible es una opción estética cada vez más utilizada para solucionar los problemas de posición de los dientes. Su comodidad y discreción explican el éxito que tienen en los más de 20 años que llevan en el mercado.
Habrás notado que la ortodoncia es un tratamiento cada vez más utilizado por adultos. Y no solo porque los dientes siempre están sujetos a presiones que los desplazan. También porque la pandemia ha escondido las sonrisas tras las mascarillas.

Pero primero, las 4 reglas de oro:

  • Quitárselos solo para comer
  • limpiarlos con frecuencia,
  • mantener la higiene adecuada,
  • sustituirlos solo cuando el dentista lo indica.

Alineadores invisibles. Mitos y algunas verdades

#1. No resuelven todos los problemas de posición

Falso. La ortodoncia invisible sirve para todos los tipos de mordida, y puede arreglar problemas de apiñamiento, diastemas, sobremordidas o mordidas cruzadas. Pero necesita planificación y diseño, porque las fuerzas que mueven los dientes son lentas y muy profundas. Y no solo eso. También necesita una ejecución muy precisa que se debe realizar paso a paso, y que los alineadores prefabricados no pueden asegurar. Hablamos de este tema en el mito #8.

#2. Resuelven cualquier problema de posición

Lamentablemente, no. Cuando los dientes presentan daños físicos como el desgaste por bruxismo o diferencias importantes de tamaño, es necesario reparar cada pieza antes de hacer una alineación.

El trabajo de un ortodoncista consiste en posicionar los dientes de manera que cumplan correctamente su función en la masticación y el habla. Pero no hay que olvidar que la ortodoncia es una especialización de la odontología, y no trabaja de forma independiente. Además, la estructura facial tiene líneas y alturas únicas en cada persona, y estas dependen de muchos factores. Desde la genética y los hábitos, hasta los desplazamientos causados por una mala mordida sostenida en el tiempo.
Comprender el movimiento de los dientes y los cambios que provocan en la estructura facial es clave a la hora de diseñar un tratamiento. Y observarlo con regularidad, la clave para ejecutarlo correctamente.

#3. Los tratamientos son más largos

Falso. De hecho, los tratamientos pueden ser algo más cortos siempre que tengas la disciplina necesaria. Al ser de quita y pon, la responsabilidad de llevarlos determinará el éxito del tratamiento. Los alineadores invisibles solo deberían quitarse para comer, por lo que se recomienda un uso diario de unas 20 a 22 horas.

La duración de cualquier tratamiento de ortodoncia depende, ante todo, de la biología. Cada cuerpo es diferente, y permite movimientos a velocidades distintas. También del grado de desalineación de los dientes, y es mejor tratar los casos más graves con una ortodoncia tradicional con brackets, sean metálicos, de zafiro o autoligables.

#4. Es solo para adultos.

No, cualquier persona puede optar por la alineación invisible siempre que siga las indicaciones de uso.

#5. Los niños y adolescentes tienden a perder sus alineadores.

Falso. Los estudios hechos por los fabricantes (Invisalign o Alineadent, los más conocidos) han demostrado que no es más probable que los niños los pierdan más los adultos. Con una buena educación, niños y adolescentes pueden adquirir el hábito de llevar los alineadores tanto como los adultos.

#6. No requiere procedimientos invasivos.

DEPENDE. El tamaño de las arcadas es el que es, y hay situaciones en las que no hay espacio para todos los dientes. En tal caso puede ser necesario hacer alguna extracción. Y lo recomendable en esos casos es utilizar brackets fijos para aprovechar el espacio disponible y no dejar huecos .

#7. La ortodoncia invisible es mucho más fácil para los dentistas

Falso. Cualquier tratamiento de ortodoncia exige un estudio detallado de la boca del paciente. El análisis de la cara y la sonrisa es solo el primer paso para diseñar los alineadores, y los alineadores deben ser sustituidos a medida que los dientes cambian su posición. Siempre después de una revisión.

#8. Los alineadores prefabricados son más baratos

Aquí tenemos que extendernos.

La idea es revolucionaria, pero es superficial y arriegada. Tal vez son más económicos, pero las ortodoncias son algo complejo y necesitan un seguimiento continuo. Es verdad que la tecnología actual permite diseñar sonrisas antes de intervenir en la boca de las personas, pero del diseño al resultado hay un proceso lento y muy delicado.

Los dientes no siempre se expresan de la manera esperada, por lo que es muy importante corregir cualquier imprevisto a tiempo. El riesgo de recibir alineadores prefabricados es alto y costoso a largo plazo, porque las revisiones online no tienen acceso a la boca, y un movimiento no calculado puede traducirse en alineadores inservibles, y en una pérdida de tiempo y dinero.

Los laboratorios de sonrisas que ofrecen alineadores invisibles prefabricados y enviados a domicilio no pueden cumplir con todo lo que una ortodoncia exige.
Y es que en la Clínica Arte Sano nos hemos encontrado con raíces expuestas, problemas de encías o caries agravadas por una ortodoncia invisible sin seguimiento físico. Y tenían en común el uso de alineadores prefabricados, por lo que no podemos hacer más que desaconsejarlos.

Cuestión de disciplina

Como en cualquier tipo de ortodoncia, la disciplina, la higiene y el mantenimiento son decisivos en la duración y la efectividad del tratamiento. Y, sobre todo, seguir las indicaciones del dentista es vital para no interrumpir o prolongar el tratamiento.

Nuestro laboratorio fabrica los alineadores invisible a la medida de cada persona tras un estudio detallado de su sonrisa en relación con la estructura de su cara. Y, sobre todo, respeta el orden y la evolución, para que cada alineador logre el objetivo deseado.

Los alineadores invisibles son una solución estética muy práctica para las personas que quieren corregir problemas de posición leves o intermedios de manera discreta, aunque no son los más recomendables para casos complejos.

Todo tratamiento de ortodoncia implica un sacrificio en estética y comodidad. Pero la costumbre llega rápido y los beneficios, tanto estéticos como funcionales, lo compensan. La ortodoncia en adultos no es una moda. Ni siquiera es solo una corrección estética que la pandemia ha hecho más oportuna que nunca. La ortodoncia una forma de prevenir problemas más graves a largo plazo, y en la Clínica Arte Sano esa es nuestra prioridad.

Deja un comentatio